Vergonzoso error arbitral que estuvo a punto de costarles el partido a los Rockets

Los árbitros cometieron un gravísimo error al dar por buena una canasta de Stephen Curry a falta de 22,2 segundos del final que llegó gracias a que Kevin Durant salvo un balón claramente desde fuera de la cancha. Menos mal que luego se hizo justicia y James Harden anotó la canasta del triunfo.

No hay comentarios