La dueña de los Jazz condena los hechos racistas ocurridos en su estadio contra Russell Westbrook

La dueña de los Utah Jazz, Gail Miller, aprovecho un momento del partido de anoche frente a Minnesota Timberwolves, para comunicar lo enfadada que se siente tras los insultos racistas que uno de sus seguidores lanzo sobre el base de Oklahoma City Thunder, Russell Westbrook.

"Estoy muy decepcionada con que uno de nuestros aficionados se haya comportado de tal manera que no solo ha ofendido a uno de nuestros invitados . También me ha ofendido a mí personalmente, a mi familia, a nuestra organización, a la comunidad, a los jugadores y a vosotros, los mejores aficionados de la NBA.

Esto no debería pasar. No somos una comunidad racista. Creemos en la cortesía y el respeto. De vez en cuando algún aficionado a modo individual se comporta de manera incorrecta olvidando modales y faltando el respeto a jugadores de otros equipos. Cuando eso ocurra quiero que os levantáis y gritéis 'para'. Tenemos un código de conducta.

Los otros equipos no son nuestros enemigos. Son nuestra rivales y la competición es buena. Permite a los jugadores mostrar sus talentos y permite a los aficionados animar, apreciar y disfrutar de los que comparten sus talentos con nosotros".

No hay comentarios