McCollum tiene un esguince en la rodilla por lo que solo se perderá una semana de competición

La resonancia magnética a la que se ha sometido C.J. McCollum ha dejado tranquilo a Portland Trail Blazers tras ver que solo sufre un esguince de rodilla que le mantendrá alejado de las canchas al rededor de una semana.

El escolta se temía lo peor después de dañarse la articulación en el partido que les enfrento a San Antonio Spurs el pasado Sábado.

“Fui a hacer una bandeja por el lado izquierdo, y su hombre grande me bloqueó. Aterricé sobre mi pie. Atrapé mi pie en el parquet. Sentí una especie de torcedura. Sentí mucho dolor. Todavía me duele. Nunca quieres lesionarte, y especialmente en este tramo de la temporada. De momento no hay nada que pueda hacer, excepto la rehabilitación y ver lo que me dicen”.

No hay comentarios